Herramientas prácticas de comunicación

¡Hagamos uso de estas herramientas para tener una sana convivencia!

Vamos a comunicarnos mejor

La base de cualquier relación humana sana es una buena comunicación, aprender a decir las cosas de una manera asertiva, así se trate de un conflicto, y escuchar con verdadera atención, son esenciales. ¿Suena difícil? ¡No lo es!

Colectivo Tomate y México Bien Hecho pusieron en marcha el proyecto “Un México Bien Hecho empieza en casa”, con el objetivo de ayudar a las familias a disminuir la tensión y el estrés que causa el confinamiento, a través de varias herramientas, una de ellas sustentada en las prácticas de la “escucha activa” y la “comunicación no violenta”.

Los materiales de ayuda son un video y varias infografías que explican qué son la escucha activa y la comunicación no violenta, sus ventajas y consejos para ponerlas en práctica en el día a día, durante el aislamiento y después de superar la pandemia.

Lo anterior, con el propósito de generar conversaciones significativas, con ello, relaciones más sanas, empezando con el entorno familiar.

Con esta propuesta de comunicación, podemos reflexionar sobre el hecho de que pasar mucho tiempo juntos no significa conocer al otro (o a los otros), y ver en el confinamiento una oportunidad para generar un cambio positivo como individuos, familia y comunidad en general.

Escucha Activa

Es una herramienta que nos permite escuchar profundamente a otra persona, tomando un rol activo al hacerlo, impactando con ello nuestra relación.Te invitamos a realizar este ejercicio con alguien más cada mañana durante 10 minutos en total, dedicando 5 minutos a cada quien.

Recomendaciones generales

– Pon atención a tu lenguaje corporal, sé consciente de cómo respondes ante la otra persona. Sonríe, asiente con la cabeza, procura sentarte frente a frente y hacer contacto visual.

– Procura no prestar atención a distractores como tu teléfono.

Comunicación no violenta

Aquí te contamos algunas técnicas para poder aplicar la comunicación no violenta.Lo más importante es identificar nuestras necesidades, para poderle dar valor a nuestros sentimientos y así encontrar una mejor manera de satisfacerlos.

¡Hagamos uso de estas herramientas para tener una sana convivencia!